Nuestra reflexión sobre el periodismo

Posdata.ar
Posdata.ar

¿Cuál es la situación actual del periodismo y de su consumo?

En Argentina, 9 de cada 10 personas consumen noticias online, 3 de 4 se informan a través de la televisión y casi un 80% lo hace a través de las redes sociales. Casi la mitad de las personas de entre 18 y 24 años (el 49%) dijo que usaba Instagram para acceder a contenidos sobre covid-19.

Un tercio admitió ver información engañosa en WhatsApp, u otras aplicaciones similares, que suelen ser noticias y reenvíos de desconocidos. En segundo lugar, esta información les llega por medios masivos de comunicación y personas famosas.

Entonces, ¿alguien chequea la información? Si bien las personas intentan informarse, un porcentaje preocupante descree de los científicos, médicos e infectólogos, y cree más en las autoridades sanitarias de sus países. En casos como Argentina, esto está vinculado con la polarización de la política y el rol de los medios con los gobiernos.

¿Qué es la infodemia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza este término para calificar a la sobreabundancia de información falsa y a su rápida propagación entre las personas y medios. Tiene como consecuencia personas que viven desinformadas por noticias e informaciones que les llegan a través de otras personas, medios de comunicación y redes sociales. 

Hablemos de salarios

En esta profesión, muy pocos trabajadores viven exclusivamente de un solo trabajo o viven bien gracias al periodismo. La precarización, la explotación de las empresas, la falta de oportunidades en conjunto con las condiciones peligrosas de esta profesión, generan un verdadero desafío para la existencia del periodismo libre, democrático y plural.

En mayo, la Canasta Básica Total para una familia de 4 integrantes fue de $64.445, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En el caso de los trabajadores de prensa, un salario inicial puede estar en $36.126 y el monto más alto puede ser de $94.061 para un director.

¿Y qué sucede con las mujeres en los medios?

La pandemia profundizó las desigualdades de género:

  • El 77% de las mujeres (8 de cada 10) considera que no recibe la misma retribución que los hombres.
  • El 75% percibe un menor crecimiento profesional y una baja convocatoria a la hora de realizar “trabajos más arriesgados”.
  • El 87% dice haber logrado capacitarse, pero al menos el 50% tuvo que pagar su especialización.
  • El 25% está en tareas de redacción y el 14% como editoras.
  • El 4% está en jefaturas, 8% en conducción de programas y el 1% en gerencia ejecutiva.

En cuanto a la violencia digital en el ámbito periodístico:

  • Hay un 10% más de menciones negativas sobre la capacidad intelectual.
  • 20% más de expresiones sexistas.
  • 60% de comentarios vinculados a la apariencia física.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su informe temático de 2018, Mujeres periodistas y libertad de expresión. Discriminación y violencia basada en el género contra las mujeres periodistas por el ejercicio de su profesión, afirma que “desde la desigualdad en el ámbito laboral, los comentarios sexistas y misóginos, la violencia sexual o asesinatos de mujeres en razón de su género (o femicidios), las amenazas o riesgos que enfrentan las mujeres periodistas tienden a ser invisibilizados y no son reconocidos como restricciones indebidas a la libertad de expresión por la mayoría de los colegas, medios de comunicación y autoridades estatales”.

La pauta oficial

En una sociedad polarizada y con todos creyendo tener la verdad, los números indican que no son los medios más vistos o clickeados los que más dinero obtienen del Estado. Además de la Ley de Medios que quedó trunca y que favoreció, en su momento, a determinadas alianzas políticas, no hay verdaderas políticas de Estado para garantizar la pluralidad. Esto va en contra de los derechos de libertad de prensa, acceso a la información y a su diversidad.

Los monopolios que más dinero reciben son los más acusados de proporcionar información falsa, pero sin embargo en democracia, siguen siendo intocables. Incluso algunos supuestos medios progresistas, que reciben millonarios presupuestos, tienen a sus trabajadores cobrando por debajo de la línea de pobreza y han sido denunciados públicamente por censura y maltrato laboral.

Los independientes

Los medios alternativos, cooperativos o de diversas formas de organización, por supuesto, no cobramos lo mismo que cobran las personas bajo relación de dependencia. Nuestro rubro es complicado, dependemos de la conciencia de la gente en sus aportes mensuales, algún subsidio privado o público que permita mantener a flote el periodismo de investigación. Las condiciones materiales en las que trabajamos también son una política de Estado. Mientras menos gente pueda hacer periodismo de investigación, menos gente sabrá lo que sucede.

El periodismo es el piso mínimo que tiene la democracia. Gracias a él, sabemos lo que los gobiernos, las iglesias, las empresas y las instituciones quieren ocultar: la violación de derechos humanos, la corrupción, etc. El periodismo como el convencimiento de que investigar, dar a conocer la verdad sin importar nada más que la verdad, no es solo nuestro patrimonio, también es el de personas “comunes” que en su día a día investigan con el afán de saber y hacer de esta una mejor sociedad.

Periodismo también es que parte de la sociedad nos niegue o nos persiga, que se enoje por las cosas que decimos o que nos aplaudan cuando algo les vino bien o están de acuerdo. Es recibir todo tipo de amenazas y tener que convivir con eso como si fuese normal, porque hay que seguir en búsqueda de las verdades que quieren tapar. Es que las compañeras suframos acoso y violencia en nuestro ejercicio, que nos minimicen o no nos tomen en serio por nuestra condición de mujeres o diversidades.

Pero, a la vez de todo esto; es justicia, es poner presión cuando la Policía mata, cuando el Estado persigue, cuando te mienten en la cara, cuando domina el discurso y sabemos que la realidad es otra… El periodismo cumple su función de frontera. Por eso, te pedimos que consumas periodismo independiente, el que no solo está en una foto, sino en una bandera que alzamos. A ese periodismo, que está en las calles, que pone el cuerpo, que nace de la tierra que pisamos, te pedimos que sigas.

Relacionadas

Caso Tehuel de la Torre

¿Qué pasó? Tehuel de la Torre tenía 21 años cuando desapareció. Por la tarde del...

¿Qué es el fracking?

El proceso de extracción más utilizado en este momento genera controversia. Pocos explica que consecuencias traen y algunos dicen que no hay pruebas. En esta nota te contamos.

Carpinchos y humedales: lo que hay detrás de los memes

Los humedales necesitan protección y acá te contamos por qué.

Lo más leído

¿Qué hacer si la policía te detiene?

En situaciones cotidianas o extraordinarias, es importante saber cuales son nuestros derechos y obligaciones. Que puede hacer la policía y que no. Un manual necesario en un mundo violento.

El adiós al presidente del Progreso

Tabaré Vazquéz y la despedida de un pueblo que supo cumplir.

¿EL EJÉRCITO URUGUAYO QUIERE SABER LO QUE HIZO?

Es la primera vez que se plantea revisar su actuación histórica y eso no le cae bien a varios. Una puja política que dará que hablar.

Un policía mató a un niño de 14 años en Escobar.

Otro caso de gatillo fácil: Jonathan Morales de 14 años fue asesinado por un policía de civil.